Un buen día salí a correr y no tenía idea de lo que eso podía llegar a significar. Es cierto, estamos viviendo en México un “boom” de la industria del running: carreras por doquier, tematizadas, en muchas ciudades y un interés creciente de la población en participar.

Eso es bueno si partimos de que somos un país con niveles de obesidad bastante altos. Es un tema alentador sin duda alguna.

En esto, hay mucho que contar, hay muchos blogs, sitios web, cuentas en Twitter y Fan Pages en Facebook que día con día dan cuenta de lo que sucede en este mundo del corredor: consejos, tips, apoyo, ayuda, frases que a la vez desarrollan nuevos productos y servicios de forma circundante (gimnasios, asesoría nutricional, indumentaria, etc); la cuestión es que hay muchas historias que contar todos los días.

#RunVicRun nace para contar mi propia historia, contar como una persona cualquiera, común y corriente, con los mismos problemas de los demás, intenta cambiar su estilo de vida para conseguir una meta trazada. Nada nuevo, así de simple es esto. Como muchos, he tenido momentos de satisfacción al correr, pero mis primeros dos grandes retos han salido mal, y básicamente han sido por una falta de preparación adecuada.

FullSizeRenderDejen les platico. En 2003 fui diagnosticado con cáncer por un tumor; intervenido quirúrgicamente y luego sometido a quimioterapia (el cóctel más fuerte y agresivo que había). Después de cuatro años, fui dado de alta (remisión). Me empecé a cuidar de ciertas cosas, pero de otras no tanto, hasta que llegó un momento que dejé de hacer ejercicio, dejé de tener una vida activa y pasé a ser un sedentario más que llegó a los 78 kilogramos de peso (muy malos, porque soy bajo de estatura, 1.61 mts). Así que empecé una dieta con una doctora y luego empecé a correr. De 78 kgs, pasé a 63 kgs, y luego el famoso rebote me ha tenido un año entre los 68 y 70 kgs, es decir, “pasadito de tamales”.

Me propuse correr un medio maratón, el de la Ciudad de México del 2013, y terminé haciéndolo, sin fuerzas, agotado, exhausto y con un tiempo de 2:55 hrs. Fue un gran logro para mi tipo de vida, pero el tiempo ahora era el enemigo a vencer. Volví a iniciar mis entrenamientos, siempre en solitario y por mi cuenta para un nuevo medio maratón, y en 2014 había llegado la revancha.

IMG_5305La meta era rondar un tiempo de 2:20 hrs, pero nuevamente surgió algo que lo evitó: un inoportuno dolor en la rodilla derecha y por consecuencia, disminución del ritmo, tuve que detenerme para atenderme y posteriormente seguir y terminar la carrera y con un rictus de dolor que “ahí les encargo”. El tiempo fue de 2:41 hrs, mucho menos tiempo que la primera vez, pero con una sola pierna. Me sentí frustrado.

Así que decidí hacer las cosas diferentes, para lograr resultados diferentes. Entrenarme de buena forma, con la ayuda de expertos, con un plan a mi medida, con ciencia, con objetivos claros y no dejar nada fuera. Parece lo obvio, pero no es lo más común; como mi caso hay cientos o quizás miles, empezamos a entrenar con aplicaciones, leemos algo en internet, alguien nos da un consejo, pero no seguimos un programa, y voy más allá, ni siquiera evaluamos nuestro estado inicial para saber de donde partir y hacia donde llegar.

Así surge #RunVicRun.

Poco a poco, les iré contando la participación de todos estos protagonistas, ya que sin ellos, esto no puede ser realidad. En sus marcas, listos, fuera.

IMG_5140