Y ya con todo el preámbulo anterior, llegamos al final ¿Cuáles son los principales mitos y que poco tienen de certeza sobre la compra de followers?

Te siguen muchos “huevitos”, por lo tanto, compraste followers

De forma simpática, Twitter diseñó un avatar genérico en forma de huevo, refiriéndose a un pájaro antes de nacer para los nuevos “tuiteros”. Los amigos de este medio social se dieron cuenta que la curva de aprendizaje para usar Twitter era demasiado larga y en algunos casos complicada y un número elevado de nuevos usuarios abortaba la misión de uso, y por tanto abandonaba sus cuentas. De esta forma, implementó una forma de ayudar a los nuevos usuarios a entender y usar desde el primer momento este medio social. Lo que hicieron fue crear un tutorial al crear la cuenta que prácticamente “obliga” al nuevo usuario a seguir un determinado número de cuentas de acuerdo a los intereses señalados  por el nuevo usuario. Con esto, el nuevo tuitero tiene la posibilidad de entender desde el inicio de que va todo esto. No solo eso, las cuentas sugeridas se muestran por relevancia y muestra preferentemente Cuentas Verificadas, lo cual es un beneficio adicional porque estas cuentas tienen muchas posibilidades de aumentar en seguidores, especialmente nuevos. Es por ello, que a muchas cuentas grandes y verificadas los siguen muchos “huevitos”, claro, algunos pudieran ser “bots”, pero tampoco sería un indicativo definitivo de que hubo una compra de followers. Asegurarlo en base a esta suposición es simple y sencillamente algo falso.

Según algunos servicios, la mayoría de tus usuarios son “fakes”

Otro mito. Los algoritmos usados por los servicios que “analizan” tus followers están basados en el comportamiento y uso de la cuenta, ya que NO PUEDEN ACCEDER A LOS DATOS INTERNOS DE CADA FOLLOWER QUE ANALIZAN. Por tanto, su análisis va sesgado desde el inicio. Estos servicios, determinan porcentajes de usuarios, pero en lugar de llamarles “fake”, deberían de llamarles “pasivos”. Desconocemos si son cuentas abandonadas, o si son bots, o si son usuarios de “solo lectura” (no publican, solo entran a leer y estar informados). Hay que tener cuidado con estas aseveraciones, con el paso del tiempo hay gente que claudica en Twitter y deja su cuenta abierta, y de vez en cuando entra y mantiene viva su cuenta. O bien, muchos usuarios antes del 2010 se registraban, no entendían bien y dejaban su cuenta inactiva, obviamente ya habían empezado a seguir cuentas antes de que el ecosistema estuviera tan robusto y aceptado como hoy en día. Estos servicios pueden hablar de pasividad, pero tampoco asegurar compra de followers.

Estas creciendo demasiado rápido, seguro compraste followers sostenidos en el tiempo

Una aseveración ignorante al 100%. El poder de los medios sociales se basa en el “Word of mouth” o recomendación “boca a boca”, conocida actualmente como “viralización”. Cuando una cuenta entrega buenos contenidos y gusta, los mismos usuarios al interactuar con ella, o bien comentar sobre ella, la están recomendando directamente y eso genera una cadena de recomendaciones y por lo tanto crecimiento. Es muy difícil llegar a los primeros mil followers, pero pasando esa barrera, las cosas son más fáciles ya que las posibilidades de ser más comentado aumentan, y por tanto las posibilidades de conseguir más followers por recomendación. Ya no digan ustedes las cuentas de más de 100 mil followers, se mueven rápido si estas mantienen una presencia garantizada. Twitter ha ido cambiando sus formas de trabajar, y eso incluye una limpieza exhaustiva de sus usuarios, sobre todo para poder impactar mejor en la Bolsa de Valores y tener “usuarios reales”. Creer que una cuenta de miles o ya millones de followers crece constantemente durante tiempo prolongado es irreal, ya que cada cambio de políticas de Twitter implica el cierre de muchas cuentas “bots”. Recientemente, muchos usuarios hacían referencia a la pérdida followers: ¡Exacto! Una limpieza de Twitter. Una cuenta con un crecimiento sostenido hablaría de algo orgánico, pero una gráfica que parezca “ecualizador” con subidas y bajadas pronunciadas si podría darnos indicios de una posible compra de followers, y solo indicios.

De tu empresa se puede esperar todo, así que compraron followers

¿Hay que explicarlo? La sola pregunta está fuera de todo contexto. Casi es equivalente a “Compraste followers por que yo lo digo”.

Te siguen muchos bots y eso quiere decir que compraste followers

Puede ser un indicio, pero no una confirmación. Los “bots” siguen las mismas reglas que todos los usuarios que son creados. Deben seguir cuentas, y cumplir los requerimientos que todos llenamos para abrir una cuenta y eso incluye seguir a otros. Es decir, los “bots” al ser creados siguen a otras cuentas, y las más susceptibles de caer en esto son las cuentas verificadas. Los “bots” tienen que existir en este ecosistema para poder ser “vendidos” por tanto, tienen que seguir a alguien. Sin embargo, ese alguien que es seguido por un bot no tiene control sobre quien lo sigue y porqué. Así que el tener un bot, o varios, o muchos no es significativo de una compra de followers, asegurarlo sería irresponsable con un toque de ignorancia.

Entonces ¿Cómo saber que alguien compró followers?

A menos que tengas pruebas contundentes: un recibo de la compra, un video de cuando se efectuó la misma, solo podríamos tener indicios. Por ejemplo, si tiene muchos followers y su nivel de engagement es poco. Esta medida nos habla, en gran parte, del nivel de interacción de la cuenta con sus usuarios, obviamente tomando en cuenta la cantidad de followers y la reacción de estos a los mensajes emitidos: Muchos Followers, poco engagement, podría ser indicio de una compra de followers, pero no algo definitivo, quizás es una celebridad que participa poco, pero la siguen por su estatus de “celebrity”.

Conclusión

Es difícil afirmar que tal o cual cuenta compró followers, pero para los involucrados en Social Media es importante saber como opera todo esto, y tener mejores elementos de juicio. Es importante tener un conocimiento pleno de como funcionan las cosas para poder emitir un juicio u opinión certera, y no hablar tan a la ligera, ya que a veces se compromete el trabajo de muchas horas y lo hacemos denostando con una afirmación difícilmente según vimos en este recorrido de tres episodios.