El pasado 24 y 25 de octubre se llevó a cabo el tercer congreso de líderes del Tecnológico de Monterrey campus Zacatecas, dos días de comunicación, finanzas, desarrollo sustentable, marketing y por supuesto, fútbol.

Con el lema  “Que tus ideas hagan sinergia” y con la presencia de conferencistas como Patrick Devlyn, Gabriel Quadri, Ricardo Rocha y desde luego, el que aquí nos importa, Víctor Alvarado. Dicho congreso asistido por una

victorcomunidad estudiantil ávida de conocimientos, pero sobre todo deseosos por vivir la experiencia de un líder como muchos de los jóvenes que en  escucha activa  dedicaron algunas horas  para autoaprender, para saber qué les compartirá la persona que en el pódium se encuentra  y descifrar cómo lo hizo él y qué de su experiencia podrían tomar como guía para hacerlo ellos mismos.

En esta ocasión el escenario recibió a Víctor Alvarado para hablar de lo que mejor él sabe, “Marketing Deportivo”, y como ya es costumbre el auditorio se llenó de buena vibra, interacción público-ponente, preguntas y respuestas,etc.

La conferencia comenzó con una breve reseña de lo que muchos se preguntan, ¿Cuáles fueron los inicios de Víctor? y ¿Cómo llego al puesto actual que desempeña dentro de la FMF?, (preguntas que no serán respondidas en estas líneas ya que prefiero que las escuchen  de viva voz), sus primeros pasos dentro del marketing, tendencias dentro y fuera del fútbol, estadísticas, etc.; de eso y más hablaremos en esta entrega.

Adentrados en el tema de interés y en palabras del ponente se escucho decir:  “El marketing deportivo es el buen manejo de las emociones y la pasión por medio de experiencias, el consumidor del deporte es diferente, su compra e involucramiento con la marca está basada directamente con sus sentimientos”, debido al bombardeo de marcas que actualmente existe dentro del mercado, éstas se especializan y son día a día más selectivas (al igual que el consumidor) en un tipo de público al que quieren y desean llegar; a manera de ejemplo se citó lo siguiente:

Anteriormente existían pocas marcas de bebidas entre gasificadas y endulzadas, por mencionar algunas tenemos a Pepsi , Coca-Cola, Boing, Lulú, Mirinda, Fanta, etc. Los consumidores sólo tenía que escoger entre éstas (que realmente eran pocas a comparación de la actualidad), ya sea que impulsados por el precio, la publicidad (en posters dentro de la tiendita), la promoción en aquel momento, o la tradición familiar, sería su decisión de compra; sin embargo a la fecha, cuando cualquiera de nosotros  se dispone a comprar alguna bebida y decida acudir a alguna (de las demasiadas) tiendas de conveniencia, se pare frente al refrigerador (o mejor dicho los refrigeradores), y al ser susceptibles a mas de 30 marcas de bebidas, ocurrirá que la marca más posicionada, la cancioncita o el mensaje más pegajoso, la marca que más se adapta a su personalidad, la subcultura a la que pertenece (hispter, mirreyes), el estatus buscado a través de la marca (Starbucks), la moda entre los cuates, el estado de ánimo que se tenga en el momento, y una cantidad infinita de posibilidades serán las determinantes para tomar la decisión de compra.

Todo lo anterior debemos agradecerlo entre muchas otras cosas al cambio en los estilos de vida, de tener una familia estructurada por: papa – mamá – hijos, a: papá – papá – hijos, mamá – mamá – hijos, y algunas combinaciones más.

Por otro lado,  si hablamos de selectividad,  en el ámbito deportivo no es mucha la diferencia ya que cada club,  cada equipo, cada federación, vende todo lo intangible que le sea posible (emociones, pasión, ideologías, identidad, patriotismo, etc.); lo único que no se vende, son triunfos. Los resultados deportivos no son controlables, estadísticamente cualquier atleta pierde más en toda su carrera de lo que gana (hablando de triunfos). El marcador final será siempre incierto por más dinero que se le inyecte al equipo y dentro de la estrategia de marketing que se tenga diseñada para éste, debe considerarse ganar, perder, empatar, etc.; contrario a esto, no se habrá diseñado entonces una buena estrategia para enfrentar el destino y los cambios que el equipo deba enfrentar debido al resultado obtenido.

Al término, se habló de la importancia de medir resultados en el mundo deportivo, de lo complicado que es convertir las ventas intangibles a tangibles por medio de herramientas de medición (ROI), así como de conocer qué es lo que exactamente demanda el aficionado (además de ver a su equipo coronado como ganador), y de crear una dimensión íntima entre la marca y el consumidor, es decir un conocimiento profundo del mercado. Como era de esperarse, y siendo un país futbolero en época de eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014, la pregunta obligada por parte del auditorio fue “¿México calificará para el mundial?, a lo que en un completo silencio y con una gran expectativa fue: “El resultado siempre es incierto, pero #contigosiempre @miseleccionmx”.

Es así como transcurrió el cierre del primer día de Líderes Sinergia, que año con año va tomando más fuerza y que en su ya tercera edición se le augura mucho éxito, crecimiento y sobre todo reconocimiento por su muy buena organización, conferencistas de alto nivel, y organizadores comprometidos a dar lo mejor y poner en alto a su institución.

 

auditorio