No es sencillo trabajar en Marketing Deportivo.  Nuestra industria demanda planeación y trabajo de oficina en horarios “habituales”, pero operación y ejecución en el tiempo de ocio de nuestros clientes.

Ya lo hemos dicho hasta el cansancio, pertenecemos a la Industria del Entretenimiento y nuestros horarios de trabajo coinciden con los horarios de descanso de quienes consumen el producto deporte. Esto lo hace extenuante y solo apto para quien tenga verdadera pasión por este tipo de trabajo.

Muchos creen que todo es el evento deportivo, ya sea un partido, una carrera, una pelea. No es así. Veamos el caso de los deportes que son de liga o temporada. El más conocido, fútbol.

Termina un partido, y el aficionado sigue hablando del mismo, pasa un día, dos, y sigue hablando del resultado anterior, posibilidades futuras, errores, aciertos, recordando jugadas. Sigue comentando a la marca deportiva y ya no solo de viva voz, ahora lo hace en redes sociales ¿Cómo lo vamos a capitalizar?

Luego llega el momento en que el partido pasado queda atrás y el aficionado empieza a comentar lo que viene, el siguiente partido, los escenarios en caso de derrota, de empate, de victoria. Y luego el ritual del “Match  Day”. Es un ciclo.

¿Y el community manager? ¡no puede quedarse fuera de ese ciclo! No puede entrar y salir esporádicamente  a conectar la marca. Debe estar al ritmo del aficionado, debe mantener esa inercia, incentivarla, conocer que están diciendo, que se comenta, como está el estatus de la marca y emprender las acciones para mantener una relación fuerte con los fans donde los pueda entretener, envolver, emocionar y enganchar.

Me van a comentar que es  imposible, porque es imposible tener un Community Manager 24/7. No estoy de acuerdo, y si no, hagamos research de cuentas de twitter, fan pages, blogs y sitios de aficionados que están muy actualizados y que prácticamente ofrecen un servicio los 365 dias del año, y muchos solo por amor a los colores.

De esta suerte, las entidades deportivas tienen que encontrar las formas de mantener esta inercia y (usaremos el término) “aparentar” estar 24/7 para sus fans. ¿Cómo hacer esto? Tener un equipo de Community Managers bien distribuidos para cubrir diferentes momentos: entre semana, fines de semana, partidos. Es obvio que hay momentos “muertos”, pero no puede haber días muertos, ni mucho menos, días sin interacción. Todo esto se debe contemplar dentro de una estrategia de Marketing Digital diseñada estratégicamente para cumplir los objetivos de la Entidad.

Estos community managers deben tener la misma “intuición” que tiene el fan: cuando hay momentos álgidos, cuando relajados, investigar, estar al día, estar siguiendo y monitoreano conversaciones, conocer de estadística deportiva, conocer el argot del deporte, para que así se eficienticen esfuerzos y se pueda tener una relación digital saludable y un ritmo de trabajo más equilibrado para quien opera las redes sociales.

En lo personal, les llamo Community Managers de Alto Desempeño. Los corporativos, solo entran y salen de su marca para dejar un mensaje y “medio” administrar sus cuentas sociales para luego hacer otra cosa. Los de Alto Desempeño, conocen tanto al fan, conocen tanto a su comunidad, que ya saben los tiempos en los que deben de hacer cada cosa.

Las Entidades Deportivas tienen que entender esta inercia para proveer los recursos, tanto humanos como tecnológicos para que la ejecución se ajuste a la demanda e inercia de los fans, pero también para que los responsables de llevarlo a cabo mantengan altos niveles de concentración y desempeño. Al final, son la cara de la marca al exterior.