Después de ver el preámbulo de lo que es la situación actual que atraviesa el Club de Fútbol Monterrey y su pugna por mejores condiciones económicas y de horario, vamos a revisar las implicaciones y repercusiones que tiene esta situación en la Industria del Fútbol en México.

Primero, Rayados quiere una mejor económica que rebasa los tabuladores de Televisa, y no solo eso, quiere que las transmisiones de sus juegos se muevan a las 19:00 hrs, cosa que por horarios y otras circunstancias no favorecen a la televisora. Las negociaciones según reportan fuentes allegadas a ambas partes, siguen atoradas y no hay señales de que se vaya a resolver pronto.

Los regiomontanos han encontrado en Internet una alternativa (más no una solución) mientras se decide el final de esta historia. Televisa lleva mano para negociar, pero en caso de no llegar a un acuerdo, más de dos jugadores estarían dispuestos a entrarle y aquí es donde la situación ya está rebasando a un simple conflicto de dos partes.

Los contratos de derechos de transmisión están siendo acordados por un período de tres o cuatro años. Si Televisa cede a las pretensiones Rayadas, cuando finalicen los contratos de otros clubes que estén por encima en rating o que en ese intervalo de tiempo se vuelvan protagonistas demandarán un incremento, rompiéndose el equilibrio presupuestal de la televisora.  Esto implicaría una escalada de incremento en lo que tendrían que desembolsar por derechos de transmisión, y también repercutiría a los que estén con TV Azteca que igualmente exigirían mejores condiciones por una elemental cuestión de mercado.

Está el caso donde Televisa y Rayados no lleguen a ningún acuerdo y se rompa la relación lo que implicaría invariablemente terminar con el esquema de derechos de transmisión que impera en México. Rayados podría sentarse a hablar con otras televisoras y escuchar ofertas que alcancen o superen sus peticiones. Y es aquí donde la situación ya fue rebasada, se sabe que Fox Sports y ESPN quieren aprovechar la situación y buscar hacerse con las transmisiones de Rayados. Se dice que Televisa ha presionado a estas televisoras de paga a no inmiscuirse en el asunto, so pena de restringirles las imagenes del fútbol mexicano para sus programas deportivos. También se dice, que las de paga responderían con no otorgar imagenes de los eventos exclusivos que ellos manejan como ligas y copas europeas, más todo el deporte sudamericano. Las posiciones están puestas sobre la mesa, y por debajo de ella se dice que los clubes respaldan la actitud de Monterrey porque desencadenaría mejores ingresos para los mismos (siempre y cuando negocien bien).

Televisa, y con mucha lógica había pensado que Monterrey cedería cuando se viera apretado por sus patrocinadores al no tener la exposición mediática que supone la televisión, pero ha sucedido lo contrario, Rayados está comercializando su transmisión de Internet, y contra Pumas, un equipo de alto rating, lo hicieron. Lo mismo con las vallas publicitarias en el Estadio Tecnológico. Aquí el tema brinca a otro lado, muchos patrocinadores firman contratos multimillonarios porque saben que la cobertura mediática está garantizada. Los sponsors de Pumas no han de haber visto con buenos ojos que en su visita a Monterrey su marca no apareciera a nivel nacional, así que la presión por patrocinios no solo va a llegar a Rayados, si no a Televisa también.

Se sabe que Rayados no va a ceder. Y si está en esta postura, quiero asumir que es porque tiene una gran relación con sus patrocinadores, y están haciendo una gran labor de trabajo en conjunto, relaciones públicas y conversaciones de beneficio para que las marcas asociadas con ellos los respalden en esta pugna. Muchas de esas marcas patrocinadoras son regiomontanas y el sentido de pertenencia y apoyo entre el sector industrial de la ciudad de Monterrey siempre ha sido señalado como uno de los más pujantes y unidos, así que podríamos esperar una capacidad solidaria para respaldar a los Rayados.

La información, y los días, sigue corriendo y lo que más se habla es de que no hay avance y Rayados no piensa ceder, estamos entonces ante un caso que pudiera abrir la puerta a un nuevo orden en el fútbol mexicano. Mientras tanto, el Club de Fútbol Monterrey seguirá ofreciendo una alternativa en la red, es una solución temporal y que tanto ellos, como sus aficionados entienden que es temporal mientras definen la situación con Televisa, o bien, entra un nuevo jugador.

Eso si, a nivel de relación con aficionados, los Rayados como Institución están ganando mucho. Si antes había comunión, hoy son una sólida masa. El aficionado albiazul respalda totalmente las acciones de su equipo, a pesar de ser un directo perjudicado. El fan está entendiendo que el club busca una mejora, y lo valora como tal. Más allá, está dispuesto a pagar el precio con tal de que se haga valer un derecho que se considera legítimo para ellos.