Todo indica que los resultados que arrojó la Europa League con el uso de dos árbitros adicionales en cada área le permitió a la FIFA y al International Board extender un plazo de dos años para que las Asociaciones y Confederaciones puedan continuar este “experimento”.

Este es el texto sobre la reunión que me parece trascendental en lo que puede ser el futuro del fútbol:

Se procedió a una presentación del experimento con árbitros asistentes adicionales tras la conclusión de 144 partidos de la fase de liga y 61 encuentros de la fase de eliminación directa de la Liga Europa de la UEFA 2009/2010. Se convino en que por un periodo de dos años, las seis confederaciones reconocidas por la FIFA y las 208 asociaciones miembro podrán ensayar con el uso de árbitros asistentes adicionales, sujeto a la aprobación del IFAB.

No solo eso, en esta reunión en Zurich, también se hicieron ajustes al papel del cuarto árbitro y otra correspondiente a los tiros penales:

Por otra parte, el Board aprobó una enmienda propuesta por la Asociación de Fútbol de Escocia referente al papel del cuarto árbitro. Esta enmienda amplía la competencia del deber del cuarto árbitro “de ayudar al árbitro a controlar el partido de acuerdo con las Reglas de Juego. No obstante, el árbitro mantiene la autoridad a la hora de decidir sobre cualquier asunto relacionado con el juego”.

Asimismo, el Board aprobó una enmienda en la redacción de la Regla 14 (El tiro penal). “Utilizar fintas al patear el balón una vez que el jugador ha finalizado la carrera hacia el punto penal se considera una infracción de la Regla 14 y un acto de conducta antideportiva, por lo que debe amonestarse al jugador”.

Primero, el uso de más árbitros me parece adecuada por la velocidad del mismo juego en la actualidad. Solo es importante recalcar algo que en apariencia nos suele pasar desapercibido: el compromiso de los jueces que están en las líneas, antes dos, ahora con posibilidades de ser cuatro. Y este compromiso es que se atrevan a marcar las faltas, que si bien, el juez central siempre tiene la última decisión, ellos son su principal apoyo y deben comprometerse con el reglamento, para así evitar el juego desleal, especialmente en los manos a manos, y en el caso de los jueces de área, en las jugadas de córner o tiros libres. Esto mismo aplica para el cuarto árbitro, le han dado más poder por si ve alguna incorrección que los demás jueces no ubicaron, por eso dice “controlar de acuerdo con las Reglas del Juego”. Ojalá que esta nueva virtud, los aleje de fastidiar a los entrenadores que se levantan a dirigir a su equipo.

La regla 14 y su adecuación, me parece adecuada, le confiere un sentido de continuidad a la jugada, y lo vuelve a la esencia: un portero contra un cobrador que debe hacer gala de técnica precisa en el cobro, no en una finta; pero el texto no es muy claro para ciertos fines: “Utilizar fintas al patear el balón una vez que el jugador ha finalizado la carrera”… ¿cómo es una finta al patear el balón? ¿finalizada la carrera? No lo entiendo con claridad. Ya estaba penalizado detenerse durante la carrera, y muchas armas de los cobradores es engañar con la mirada, con la postura o decidir en el último momento el acomodo del pie para darle dirección al cobro. Así que esperemos el Libro de Reglas ya ilustrado para salir de estas dudas.

Vía | FIFA