En mis andanzas por el fútbol me topé con una persona a quien ayer tuve oportunidad de felicitarle. Fidel Martínez soñó con llevar una franquicia de Basketaball profesional a Tampico, y ayer vio su sueño hecho realidad: los Huracanes de Tampico daban el tip inicial en la duela del Gimnasio de la UAT en Tampico.

Vi el escenario, vi la inauguración y fue tal y como él la había soñado un año atrás cuando le conocí. La presentación de los jugadores, los patrocinadores, edecanes, activaciones, todo ya estaba reflejado en un papel con un año de anticipación. Logró su cometido.

Para mi es de gran valor haber compartido ese sueño en algunas cosas, y más valioso fue verle la cara de satisfacción por entregarle este momento a un deporte que jugó, y que le ha dado mucho. Lo hizo en grande, como debe ser un deporte profesional: el Gobernador de Tamaulipas, El Rector de la UAT, los Alcaldes del área conurbada y un grupo de empresarios locales con visión que hicieron posible que el deporte ráfaga volviera a una ciudad que en los 90’s tuvo un equipo dominante en la máxima liga mexicana.

Desde mi punto de vista, el trabajo de imagen y de patrocinios, de activación de marca, fue impecable, hubo activación fuera del Gimnasio, adentro hubo edecanes, regalos, música, performances, pantallas, ambiente, juego de luces y el partido no pudo ser mejor: se definió en los últimos segundos para darle una victoriosa bienvenida a los Huracanes de Tampico.

Este post lo escribo, como un ejemplo de que la planeación estratégica, la visión de marca, la combinación de lo comercial con lo deportivo es posible cuando todas las visiones y los esfuerzos van encaminados en la misma dirección.

No sabemos que vaya a venir en el futuro deportivo de los Huracanes de Tampico, pero sin duda, de prevalecer esos valores que los llevaron a de un proyecto a una realidad, darán mucho de que hablar.

Foto | La Razón