Cuando el masajista le comunicó, que un delantero que había chocado con un rival no recordaba quien era en ese momento, le respondió:

¡Perfecto! Dile que es Pelé y que vuelva al campo de inmediato