El uso de boletines informativos (newsletters) es una practica habitual en sitios que tienen interés en comunicarse de forma efectiva con sus usuarios/consumidores. Especialmente las Instituciones que tienen un portafolio de productos que requieren estar expuestos constantemente sobre el mercado meta.

email-newsletterEl uso de esta herramienta requiere necesariamente la recolección de una base de datos de los posibles interesados y es aquí donde el tema ha generado diversas polémicas entre la audiencia de Internet: la recolección de los correos electrónicos (e-mails) de los usuarios no siempre suele darse de la forma más ética y la llegada de correo no deseado (SPAM) es uno de los principales problemas de hoy en día. Tan es así, que existen actualmente sistemas de “defensa” contra estas prácticas y que provocan que boletines realmente deseados no transmitan el mensaje al público debido a que este quede varado en las conocidas carpeta de “Correo No Deseado” o “Junk Mail”.

Si se desea utilizar el servicio de Newsletters es importante siempre ofrecerle al usuario final una forma sencilla y práctica de prescindir del servicio (darse de baja). Así como también, se debe ser claro en el registro del usuario para evitar una sensación de “engaño” para recibir un boletín electrónico.

De ahí partimos a la fidelidad: un usuario que desea estar informado de lo que nuestra entidad ofrece es un activo muy importante. Al momento de registrarse en nuestro Newsletter nos está indicando su particular interés por nuestros contenidos e información, por lo tanto debemos usar con destreza este recurso.

Es importante definir la frecuencia de publicación del Boletín: diario, semanal, quincenal, mensual o bien, sin frecuencia fija, pero siempre considerando que el contenido se limite a los temas para los cuales fue creado y de los que tiene expectativa el usuario.

Los newsletters pueden ser el puente de acercamiento para el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, para informar las actividades de la Institución, algunas promociones, incluyendo mensajes de patrocinadores, socios comerciales y publicidad. El correcto equilibrio de todo esto llevará con seguridad a que nuestros consumidores sientan que en todo momento se encuentran debidamente informados, y por consecuencia, mantengan una fidelidad por la marca que representamos e incluso sean capaces de acercarse a los demás servicios electrónicos que podamos ofrecer.