Las noticias suelen no ser tan halagadoras en esto tiempos de turbulencia financiera. Recién leo lo que Joan Laporta exige a TV3 por concepto de derechos de transmisión.

Este tipo de situaciones se están viviendo con frecuencia en todo el mundo: adeudos, atrasos a juagdores, proveedores, patrocinadores que se van, patrocinadores que no hacen sus pagos en tiempo y forma

La situación no es fácil, pero tampoco catastrófica. Salvo las grandes marcas, pareciera que de alguna u otra forma encontrarán la salida, las marcas regionales o locales tendrán que ser muy inteligentes para salvar estos tiempos y la solución no deja de estar en los valores de siempre: planificación estratégica, creatividad y lealtad.

Serán los aficionados quienes puedan impulsar a estos clubes de menor presencia a salir adelante, los clubes tendrán que ser lo suficientemente hábiles, flexibles y planificadores para hacer más con menos, crear nuevos canales de captación de recursos y fomentar el apoyo del activo más importante: el aficionado.

Vía | Managing Sport

Foto | El Pais