Soy aficionado al fútbol, soy fanático, sigo a un equipo y antes de pertenecer a la industria deportiva era como cualquier aficionado más. Tenía mi ritual el día de partido, me ponía mi jersey, mis accesorios, compraba mis “semillitas”, gritaba…

Todos esos rituales, emociones y sentimientos me marcaron mucho porque los disfruté demasiado, los viví intensamente y han marcado con obviedad lo que buscamos aportar en Digifut como empresa a la Industria del Deporte.

La experiencia que tengan los aficionados en el estadio o cancha, o escenario deportivo es vital. El aficionado debe tener experiencias que hagan de su visita al estadio una aventura única, especial y que se distinga cuando vaya a un escenario diferente.

En ese sentido hay muchos ejemplos bastante importantes, pero hoy quiero ahondar un poquito en LaRaZa de Monterrey, equipo de fútbol rápido profesional que busca participar de la afición que en la Sultana del Norte enloquece con Tigres y Rayados.

Si bien no tiene el arrastre que el fútbol “normal”, LaRaZa cuenta con elementos que lo vuelven muy atractivo: juegan en el mejor escenario de Latinoamérica: la Arena Monterrey. Su deporte es una combinación de otros tres que tienen mucha espectacularidad como el fútbol, el basketball y el Hockey (los goles pueden valer dos o tres puntos). La liga NISL permite la animación constante durante el partido, así que hay música todo el juego, hay intervenciones del sonido local y la mascota puede estar interactuando todo el tiempo.

Si a eso le sumamos la espectacularidad que brinda la Arena Monterrey con su tecnología de luces y sonido, más la comodidad de servicios que se ofrecen, la aventura resulta muy atractiva: servicio de alimentos a tu asiento. Las butacas cómodas, tipo cine, con portavasos; ambiente totalmente climatizado.

Hay otros elementos: la presentación del roster, la pirotecnia, cada que se anota un gol de LaRaZa, los jugadores regalan un balón a la tribuna, porristas, una marching band, es toda una experiencia deportiva y sensorial. Claro que en el centro de todo esto tiene que estar el deporte, pero ahora que abrieron con una derrota en casa al menos los aficionados se fueron con un sabor menos amargo, porque independientemente del marcador, seguro la pasaron bien con el ambiente. Vale la pena ir y vivirlo.

Así se crean y conforman las experiencias de marca… así es la experiencia de la marca LaRaZa.