Leemos con atención una noticia que está circulando a través de diversas agencias noticiosas de todo el mundo donde se relatan los resultados de unas investigaciones realizadas por la Universidad París XIII. En estos se señala que respirar con menos frecuencia puede mejorar la actuación de un deportista al retrasar la aparición de fatiga en esfuerzos cortos e intensos.

Un primer estudio, publicado hace varios meses en la revista estadounidense ‘Respiratory pshysiology and neurobiology’ y explicado el martes por los investigadores, fue realizado por el equipo del doctor Xavier Woorons con una decena de deportistas, utilizando bicicletas.

Entre sus conclusiones está que espaciar la respiración y conservar una pequeña cantidad de aire en los pulmones entre dos inspiraciones contribuye a una importante bajada del oxígeno en la sangre, así como a un aumento de las concentraciones de dióxido de carbono.

El segundo estudio, publicado en la misma revista y efectuado siguiendo el caso de 15 corredores durante cuatro semanas, muestra que el 85 por ciento de los atletas que se han entrenado regularmente reduciendo voluntariamente su frecuencia respiratoria mejoraron su actuación en 0.5 kilómetros por hora de media en una prueba de esfuerzo máximo.

Estos datos afectarían principalmente a deportistas especializados en pruebas de corta duración y alta intensidad, como el atletismo o el ciclismo en pista, o a aquellos que tienen que efectuar desplazamientos cortos y rápidos de forma repetida, como ocurre en el tenis.

Sin duda alguna, son investigaciones que inciden en todo el deporte aunque tenga más aplicación en disciplinas muy concretas. Esto es relevante y digno de ser analizado a fondo por los preparadores físicos de todo el mundo.

Vía | AFP

Foto | Bligoo