Dicen los japoneses que para ser el mejor, primero hay que imitar al mejor, igualar al mejor, y luego superarlo. Con ello, explican su rápida recuperación tras los bombardeos atómicos de la Segunda Guerra Mundial y su reincorporación como potencia económica del Pacífico.

Esta reflexión me vino a la mente al leer el post sobre lo que sucedió en la FA Cup de Inglaterra, cuando el Barnsley eliminó al Chelsea y de como esto pudiera verse en México según la gente del blog Sport Factory de Mediotiempo.

Coincido en sus apreciaciones, y voy más allá. La Primera “A” dista mucho de ser una liga atractiva para el consumidor ya fijo de la Primera División. Este espectador, prefiere ver la liga española, argentina, inglesa o italiana, antes que ver un juego de Primera “A”. Triste, pero cierto.

¿Cómo volver atractiva esta división de ascenso? Permitiendo condiciones para que los clubes arraiguen en sus comunidades y generen ingresos que les permitan crecer y competir. Una buena forma de apoyarles sería adoptando el esquema típicamente europeo de competencia, con varios ascensos y descensos lo que provocaría que de vez en cuando veamos a un equipo histórico del fútbol nacional en la liga de ascenso. Tal como le ocurrió al Atlético de Madrid hace poco tiempo.

Vamos por partes: Imitar al mejor. ¿Dónde está el mejor fútbol?¿las mejores ligas? En Europa. ¡Imitémoslos! Adaptemos sus esquemas.

Volvamos a los torneos largos, y olvidemos el Interliga, negociemos con CONCACAF la forma de asignación de los lugares a la CONCACHAMPIONS. Imaginen ustedes, torneos largos: primer lugar es campeón y se convierte en México 1 para la Libertadores, segundo Lugar es México 2 para la Libertadores, y el tercero disputa el repechaje para el torneo continental.

A CONCACHAMPIONS van el cuarto y el quinto (negociado con CONCACAF). Además, se volvería a jugar la Copa de Liga (Copa México), donde equipos de ascenso, podrían enfrentarse a los de Primera División, de tal forma que la categoría inferior se vería obligada a mejorar sus instalaciones, invertir más, y además con la certeza de que obtendrán dividendos por partidos contra equipos de Primera en competencia real, y no solo amistosos. Sobra decir, de los contratos de patrocinios, taquillas adicionales, TV y demás.

En la parte final de la tabla, descienden tres sin remedio. De la Primera “A” ascienden dos de forma directa, y del tercero al sexto lugar, juegan un playoff (3 vs 6 y 4 vs 5) para que el ganador, obtenga su ascenso. Con esto les damos unos recursos adicionales, puesto que la TV estaría atenta a estos partidos de ascenso como suele suceder.

Según la tabla general en este momento del fútbol mexicano, pensando que tengamos este esquema instituído, y que hoy terminara el campeonato, llegarían a la Primera “A”: Atlante, Tecos y América, mientras que Dorados y Tijuana estarían ascendiendo, y a su vez: Mexiquense, Tapatío, Cotazacoalcos y Lobos BUAP disputarían el playoff de ascenso.

Esto es la más elemental justicia deportiva, obviamente desconozco el porque siempre se menciona que no es tan fácil cambiar de nuevo a torneos largos, a la distancia me parece algo que solo requiere un poco de voluntad y si, una inversión de los involucrados, pero a la vez los beneficios se multiplicarían muy rápido a mi entender, simple y sencillamente, al haber tres ascensos, la inversión en esa división sería mayor por las posibilidades de subir a Primera. Nuestra infraestructura deportiva crecería enormemente en todas las plazas profesionales. Me gustaría saber que opinaría la directiva de equipos como Correcaminos, León, Salamanca o Tampico de que a su división llegaría el América, y el recién campeón Atlante, y los Tecos.

Creo que estarían frotándose las manos.