Alguna vez alguien me preguntó: “¿Qué le ha dado Walter Gaitán a Tigres?”, sabía que la pregunta iba con “jiribilla” yo de inmediato respondí que desde mi perspectiva creía que Walter puso una dosis de espectacularidad difícil de encontrar en un solo jugador.

En su mejor momento con Tigres fue un verdadero deleite verlo cubrir la bola, salir jugando entre marcadores, dar un pase filtrado y/o preciso, o sacar un potente disparo con la zurda con una excelsa colocación. Walter nos maravilló, nos ilusionó con su fútbol, le cambiaba el rostro al equipo y sin hacer ruido se convirtió en un ídolo de la época moderna del Club Tigres.

Eso fue lo que nos dio Gaitán, “El Chueco”, “El Mago”, “El Divino”, o “Wacho” como le dicen sus compañeros.

Hoy se anuncia su venta definitiva a Necaxa y se acaba una etapa con claroscuros para el club y el jugador. La era de Walter Gaitán no terminó con la gloria y el esplendor que todos hubiéramos deseado: problemas personales, baja de juego, declaraciones desafortunadas y una afición dividida entre detractores y seguidores, generado por una decisión del jugar de solicitar un permiso por problemas personales no dados a conocer que le costaron la credibilidad hacia sus compañeros, pero sobre todo ante medios y aficionados.

Los que han estado en contacto con Walter últimamente señalan que están viendo a un Gaitán renovado, con el rostro iluminado, con la tranquilidad que le da el tener todo resuelto en su ámbito familiar. Creo que volverá a andar bien, no sé si al nivel que mostró en Tigres, pero creo que Necaxa hizo una compra bastante buena.

No conocí a Walter en persona como amigo, digamos que somos conocidos, lo saludaba en los entrenamientos y después de los partidos, nunca tuvo para mi un gesto negativo o que me impidiera acercarme. Por afinidad con colores, alguna vez usé algún equipamiento de Boca Jrs. y al verlo el siempre sonreía y me decía: “Tu si sabes…”

Me hubiese gustado tratarlo más a fondo, pero así son las cosas. Creo que a Walter en ciertos momentos le faltó tener a alguien cerca que lo apoyara y guiara en los últimos torneos, y en cierta forma me da gusto que haya partido, creo que merece una oportunidad más, creo que la va a tomar y aprovechar, y quizás haya sido lo mejor para Tigres y para el. Una carga desmedida e irracional sobre su cabeza existió en los últimos torneos al responsabilizarlo del mal accionar del equipo felino.

El fútbol es así, y para mala suerte de Tigres ya no lo veremos cada 15 días en el Estadio Universitario, pero para fortuna del fútbol mexicano, Necaxa le ha dado la oportunidad de tomar revancha deportiva, y seguir deleitándonos con su fútbol, que como aquellos que tienen ese don, hacen maravillas cuando menos se les espera.

Walter Gaitán, te deseo lo mejor.

video://www.youtube.com/watch?v=SS9zBM0bigs