América y la Copa Sudamericana

Cuando parecía que el América (MEX) podía llevarse la Copa Nissan Sudamericana ante el Arsenal de Sarandí (ARG), una jugada desafortunada, le quita el título al equipo mexicano y se lo queda el club argentino que hizo méritos suficientes para convertirse en el “matagigantes” del Torneo.

Y es que el Arsenal eliminó a Chivas (MEX), River Plate (ARG) que son considerados equipos grandes en sus países y, con algunos sustos, logró coronarse en el torneo.

Sin embargo, siempre existirán dejos de duda cuando los “invitados a la fiesta”, es decir, los equipos mexicanos se confrontan en instancias definitivas con equipos del cono sur de América. Y es que hay cosas que ponen a pensar a los reporteros mexicanos y a los comentaristas como los penales repetidos entre Santos Laguna y River Plate, o bien, la falta no sancionada sobre Salvador Cabañas en la ida de esta final. Quizás el penal que al mismo Cabañas no le cobran en la vuelta, algunas faltas, y exceso de pérdida de tiempo son el pan de cada día en estas eliminatorias y aunque los mexicanos siempre terminamos culpando en parte al arbitraje, siempre he creído que se debe ganar a pesar de cualquier pésima marcación.

América planteó bien el partido inicialmente, buscaron el arco rival a expensas de sacrificar el aspecto defensivo donde Ricardo Rojas y Duilio Davino tuvieron que tratar de cerrar espacios para permitir la llega de ayuda, porque José Antonio Castro y Oscar Rojas constantemente iban al frente. Fue en una jugada de este última que nace el primer gol del América al 17′, en un desborde y un centro peligroso que termina en un autogol argentino.

Daniel Brailovsky y sus muchachos no perdieron la cabeza con el gol, siguieron insistiendo, pero ahora si el Arsenal respondió con fuerza aprovechando la necesidad de las águilas y con salidas rápidas, habilidad y técnica, se plantaron frente a Guillermo Ochoa y si no entró el gol fue por el excelente momento del arquero y los palos en dos ocasiones. Los de Sarandí no se vieron mal.

Arsenal Campeon de la Nissan SudamericanaEl segundo tiempo fue un justo premio para el América que había decidido arriesgar, y cuando las cosas se cargaron hacia el lado mexicano, con el 2-0 que les daba el campeonato, Brailovsky mandó al terreno de juego a Ismael Rodríguez como tercer central y retirar del campo al uruaguayo Rodrigo López para cambiar a una línea de cinco defensores, y con esto le cedió terreno a los argentinos que tuvieron más volumen e intensidad en sus llegadas, especialmente con Alejandro Gómez y José Luis Calderón que se vieron muy peligrosos todo el tiempo, y más si la jugada iba por aire, Duilio Davino y Ricardo Rojas no pudieron vencer a los argentinos en ese sentido, y cada centro terminaba en remate a gol.

El cambio no funcionó y terminó como ya sabemos: el gol de la victoria cae al 83′ de tiempo corrido, en una jugada que inicia tras un inefectivo despeje “de chilena” de Oscar Rojas que permite la segunda jugada para que el recién ingresado Martín Andrizzi se abra paso entre la defensa americanista y luego eluda a un expectante Davino que no tuvo reacción ni velocidad para barrer o tapar la jugada. Quizás el riesgo de cometer un penal no le permitió actuar como era conducente.

América pierde el campeonato por el reglamento de CONMEBOL que permite a la cantidad de goles como visitante ser el factor de definición. Cosa que también atrajo muchos comentarios porque en México circuló la versión que en la final este criterio era omitido. De todas formas, después de dos partidos, el 4-4 refleja lo igualado de la serie, y expone las fortalezas y debilidades de los dos equipos. También expone algunos otros temas sobre la mesa como el arbitraje y su influencia en los marcadores, el nivel de competitividad de los clubes y la liga mexicana con respecto a otras ligas del continente, algunos apuntes tácticos que se ven durante la copa, y es ahora que América tendrá que replantear algunas cosas, en lo personal considero que Brailovsky hizo una buena labor, creo que hay puntos por mejorar, especialmente a la defensiva, si no es por trabajo, tendría que considerarse un recambio en esa dupla de Davino-Rojas, que en muchos momentos del torneo mexicano y de la Nissan Sudamericana pusieron en predicamentos al equipo de Coapa.

No vayamos tan lejos, en la ida, donde América pierde 3-2, los tres goles son responsabilidad exclusiva del aparato defensivo, eso les costó el partido y, a la postre, la Copa.

Foto | AFP

2 thoughts on “América y la Copa Sudamericana

  1. Estoy de acuerdo con todos sus comentarios. Simplemente un pequeno apunte, el labor primordial de cualquier defensa es anular cualquier opcion de gol. El gran problema con la defensa Americanista, empezando con la media, no es simplement tanto que el equipo no para los avances ofensivos de los atacantes, sino que aparte, con chilenitas del chileno, les regalamos oportunidades de gol.

    No es justo que Ochoa tengo que jugar contra los delanteros y aparte nuestros defensas. Si Duilio fuera verdadero Americanista, entenderia que es hora de ceder el lugar a otros jugadores de cantera.

    El problema no fue el arbitro, fue la descarada y nerviosa actuacion de la linea defensiva. Si Brailovsky quiere jusgar ofensivo, tiene que entender que necesita defensas de alto rendimiento que puedan en velocidad y tecnica contra los contragolpes y tecnica de otros equipos.

    Hasta que se haga una limpieza defensiva, este equipo tan grande seguira siendo mediocre.

    Que an(i)o tan malo. Perdimos 5 torneos!!! 5!!!!

    Ojala Brailovsky nos pueda regalar algun campeonate pronto por que la estrella que es el America lleva tiempo apagandose. Llevamos an(i)os sin jugar futbol bonito.

    Me despide tristemente para ver la final donde mi equipo, de nuevo, no estara jugando.

Deja un comentario