En su columna de los viernes en Grupo Reforma, Juan Villoro me hizo reír de forma especial…


Una sencilla transacción

Juan Villoro
3 Ago. 07

-Un capuchino, por favor.

-Blenvito Trifimex.

-¿Perdón?

-Blenvito Trifimex.

-No entiendo.

-¡Bienvenido a Coffiii-Mex!

-Gracias.

-¿Qué va a querer?

-Ya le dije.

-No oí. Primero tenemos que dar la bienvenida. Es política de la empresa.

-¿También me puede dar un capuchino?

-¿Regular?

-¿”Regular” es un tamaño?

-“Regular” no es un tamaño.

-¿Qué es?

-Es si quiere que sea regular de sabor.

-Quiero que sea bueno de sabor.

-Me refiero a lo que es la cafeína.

-La cafeína no es un sabor.

-“Regular” es el café que no es descafeinado.

-¡Ah!, ¿”regular” es normal?

-Si usted dice.

-Quiero regular.

-¿De qué tamaño lo va a querer?

-Normal.

-¿Normal?

-Perdón, ya me dijo que eso no es un tamaño.

-¿Chico, mediano, grande o extragrande?

-Mediano.

-¿Frío o caliente?

-Caliente.

-¿Con moka, vainilla o canela?

-Canela.

-¿Extra canela?

-Canela regular.

-¿Para tomar aquí o para llevar?

-Para tomar aquí.

-¿Bísquet, galleta, croissant, alfajor?

-Nada.

-¿Pero sí va a querer el capuchino?

-Claro.

-¿Cuenta con tarjeta de descuento Coffiii-Mex?

-No.

-Si tiene tarjeta de descuento, por cada 30 cafés le descontamos uno.

-No, gracias.

-Y puede participar en la rifa de una cafetera.

-Ya le dije que no me interesa.

-Su pago va a ser en efectivo o tarjeta de crédito.

-Efectivo.

-Son 16.60.

-Aquí tiene.

-¿Quiere redondear para la Asociación Palomas del Mundo?

-Redondee.

-Recibo 20. Tres pesos de cambio.

-Gracias.

-¿Cuál es su nombre?

-Juan.

-En unos minutos lo llaman. ¿Todo fue de su agrado?

-Me gustaría no tener que hablar tanto.

-¿Algo no fue de su agrado? Tenemos libro de quejas.

-Todo fue de mi agrado.

-Gracias por preferir Coffiii-Mex: “Aroma y confianza”.

-¿Podría cambiarme este billete?

-Ya cerré la caja. Me hubiera dicho antes.

-¿Para abrir la caja tengo que comprar otra cosa?

-¿Bísquet, galleta, croissant, alfajor?

-Olvídelo.

-¿Usted es Juan?

-Le acabo de decir mi nombre.

-Tengo un mensaje en la computadora: no hay canela regular.

-¿Tienen otro tipo de canela?

-Canela normal.

-Pedí canela normal.

-Aquí dice: “regular”. Lo puse en la computadora.

-¡”Regular” quiere decir “normal”!

-Regular es el café, la canela es normal.

-Está bien: ponga canela normal.

-¿Lo molesto con su firma?

-¿Para qué?

-Tengo que anular el pedido y abrir una nueva orden.

-¿Por qué?

-Es por su tranquilidad.

-Me voy a tranquilizar cuando me dé mi café.

-¿Pidió café? ¿No quería un capuchino?

-¡El capuchino es café!

-Es por su tranquilidad. Gracias por su firma.

-¿Me puede dar mi capuchino?

-Está ahí al lado. Desde hace rato.

-¿No dijo que me iban a llamar?

-Sólo llamamos a los clientes que están sentados.

-¡Este café está tibio!

-Llegó caliente. Usted dejó que se enfriara.

-Se enfrió porque no dejaba de hacerme preguntas.

-¿Quiere hablar con el gerente? Su satisfacción es lo primero. Tenemos libro de quejas.

-¡Quiero un capuchino caliente!

-¿Regular?

-Quiero este capuchino, pero caliente.

-No nos dejan recalentar comida.

-Apenas lo toqué.

-Es por su seguridad.

-Olvídelo. Estoy a punto de tener un ataque.

-El café regular es malo para el corazón.

-Pensé que ustedes no hacían comentarios personales.

-No es nada personal.

-¿Es política de la empresa?

-Tenemos un folleto para clientes con hipertensión arterial.

-Si acepto el folleto, ¿me cambia un billete?

-El folleto es gratis. Con eso no puedo abrir la caja.

-El folleto me va a producir hipertensión arterial.

-¿Quiere entrar en nuestro programa de clientes con estrés? Le regalamos un refresco sin fenilalanina.

-Quiero irme. No puedo más.

-Fue un placer atenderlo.

-¡Quiero un mundo que sea regular!

-Que tenga bonita tarde. Gracias por buscar aroma y confianza.

¿Algo les recuerda esta “transacción”?