Ayer estuve viendo un rato la TV por la noche y debo decir que me relajé y me divertí mucho.

Antes dejen que los ponga “en sintonía”, este domingo pasado, dando un “roll” en la TV después de haber visto el juego de fútbol de la liga mexicana, llegué al canal Sony y estaban pasando el reality show “Who wants to be a superhero?” que conduce el mísmisimo Stan Lee, quien es el creador de personajes como Spiderman, Hulk, o los 4 Fantásticos entre otros. El ganador de este “reality” se lleva como premio la gloria de que Stan Lee genere un cómic basado en el personaje ganador, una película basada en el superheroe para SCI FI Channel, y un viaje a los Estudios Universal de Florida para participar en el “Parade of Superheroes”.

Me llamó la atención y me quedé viéndolo (supongo que algunos de ustedes ya lo conocen) y la verdad es que me reí mucho por los personajes, las pruebas que les ponen y en si del programa. Investigando un poco me di cuenta que es un programa que inició su transmisión en México el pasado 6 de Febrero, por lo que el programa del domingo era la repetición del primer episodio, así que ayer Martes en punto de las 10:00 sintonicé el canal Sony para seguirle la huella a “mi nueva serie preferida”. Y me volví a divertir.

En Estados Unidos, la primer temporada ya terminó solo consta de seis episodios, así que ya llevamos dos.

Posteriormente seguí “surfeando” en el menú de canales y llegué al NBA.TV y me encontré con la transmisión del “Juego de Estrellas” de la NBA ¡De 1991! y me puse a revivir mis viejas épocas de seguidor de la NBA, lejos de ponerme en la postura de “lo de ayer, era mejor que hoy”, quiero decir que esa camada de jugadores no tienen comparación en la actualidad porque revolucionaron el juego para convertirse en el espectáculo que seguimos gozando hoy en día.

Ver a jugadores como Michael Jordan, Earvin “Magic” Johnson, Chris Mullin, Clyde Drexler, Charles Barkley, Karl Malone, John Stockton, David Robinson, Dominique Wilkins, Patrick Ewing, Kevin Johnson, Tim Hardaway, James Worty, Robert Parish, Ricky Pierce y Kevin Mc Hale y el gran ausente por lesión: Larry Bird. Hubo otros participantes obviamente, pero sin duda esta generación de principios de los noventas y finales de los ochentas marcó el basketball para siempre, terminando en el Dream Team de Barcelona 92.